Un café gratis si llevas tu envase
19 mayo, 2017
El Tetrabrik ya no se puede reciclar al 100% en España
 

En 2011, la empresa Stora Enso consiguió separar, por primera vez en España, los materiales de un tetrabrik consiguiendo reciclarlo por completo Por ello recibió un premio de la Comisión Europea. Pero la planta cerró y en la actualidad una parte del envase termina en el vertedero

Para conseguir reciclar un producto o un envase es necesario que todos sus materiales puedan separarse. El Tetrabick es todo lo contrario. Su diseño es muy complejo, con seis capas de nada menos tres materiales distintos. Por lo que el Tetrabrick se ha convertido en un gran problema como residuo.

Hubo una época en que no fue así, en que España estaba en la gloria porque se abrió una planta de reciclaje que consiguió separar todos sus materiales para posteriormente reciclar todo. Actualmente en nuestro país no existe la tecnología necesaria para evitar que una parte vaya al vertedero.

Composición

Un tetrabrik está fabricado en un 75% con cartón, un 20% con plástico polietileno y el 5% restante con aluminio. La mezcla de estos tres materiales es lo que garantiza que la bebida pueda conservarse durante mucho tiempo en unas condiciones perfectas.
Cuando ya nos hemos terminado la leche, el zumo o el producto que viniera dentro del envase es el momento en que empieza su reciclaje. Lo echamos en el contenedor amarillo, el de envases.

El Tetrabrik llega a la planta de reciclaje y comienza la separación: el cartón es fácilmente separable del resto, mediante máquinas y con agua conseguimos que el cartón se vaya deshaciendo en fibras.

El problema viene con los otros dos materiales que directamente terminan en un vertedero de residuos industriales de Zaragoza, ya que actualmente no tenemos la tecnología en España que permita separarlos.

Esto produce que estemos un paso atrás a como estábamos antes. Hubo un momento en el que un Tetrabrik fue realmente 100% reciclable en España.

En 2011, la empresa Stora Enso recibió el premio 'Best of the best' de la Comisión Europea por un hito: la fábrica había conseguido, por primera vez, separar el polietileno del aluminio. Mediante pirólisis, las finísimas láminas de polietileno y aluminio se trataban a una temperatura de 500 grados sin oxígeno. El polietileno se convertía en estado gaseoso y después en vapor que servía a la fábrica; el aluminio volvía a ser de nuevo aluminio, aunque no se logró que resultara de buena calidad.

Pero no resultó rentable y la planta terminó cerrando. Actualmente, se envían a una empresa dedicada al reciclaje de papel en Zaragoza. De las 50.000 toneladas que la compañía trata al año, alrededor de un 30% termina en el vertedero, según sus cifras. En realidad, la tecnología sí existe pero no en España, pero sí en China. Pero claro, hasta qué punto tiene sentido que un producto se envíe a miles de km para completar su reciclaje y ahora mismo es inviable enviar ese 25% de materiales del tetrabrick a China.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies>

ACEPTAR
Aviso de cookies